Historia del Museo Histórico y Antropológico Maurice van de Maele

Casa Anwandter y Fábrica de Cerveza

Fue construida en la década de 1860 por Don Carl Anwandter, pionero de la colonización alemana en Valdivia, con el propósito de servir de habitación a su familia y la posterior instalación en el terreno continuo de la primera cervecería nacional.

La arquitectura inicial de la casa se componía de un volumen compacto de dos niveles con corredores porticados centrados en el primer y segundo nivel. Este estilo, similar al Georgiano desarrollado en Estados Unidos, fue probablemente aplicado por influencia de Ricardo Anwandter, segundo hijo de Carl Anwandter, que viviera cuatro años en el suroeste de Estados Unidos. La actual fachada es producto de la reedificación de la vivienda luego de su destrucción por efecto de la tromba marina de 1891. En su construcción se emplearon nobles maderas del bosque valdiviano.

Luego del incendio de 1912 que arrasó con la fábrica, el sitio fue comprado por la Compañía de Cervecerías Unidas, quienes utilizaron estas instalaciones hasta 1960, cuando fueron nuevamente destruidas producto del terremoto de ese año. Poco después, la Universidad Austral de Chile adquirió estos terrenos e inició las labores de restauración de la casa.

La ciudad de Valdivia

La Casa Anwandter, hoy Museo Histórico y Antropólogico Maurice van de Maele, y la Cervecería, actual Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad Austral de Chile, forman parte de la historia urbana de la ciudad de Valdivia fundada el año 1552 por el conquistador Pedro de Valdivia. La ciudad se instala sobre un gran asentamiento indígena emplazado sobre una loma “tan adornada de arboleda sembrada a mano que parecía un paraíso”. La temprana ciudad se inicia con el trazado de su planta y con la construcción de la Iglesia Matriz, a un costado de la plaza mayor. Numerosas lagunas, plazas, iglesias y conventos de diversas órdenes, edificios públicos y solares familiares, configuraron la cuadrícula urbana del siglo XVI. La ciudad se extiende hacia la Isla de Valenzuela, actual Isla Teja, en la que hoy se levantan los museos, construyéndose la primera fábrica de ladrillos y tejas de propiedad de Francisco Pérez de Valenzuela.

Desde el siglo XVI en adelante se sucederán refundaciones y reconstrucciones, creando y recreando la “Muy Noble y muy leal” Santa María la Blanca.

Articulo recomendado: Casa Anwandter: Recorrido histórico y análisis para su recuperación estética