Historia del Museo Colonial Alemán de Frutillar

La colonización alemana del lago Llanquihue

La llegada de colonos alemanes al Lago Llanquihue forma parte del proyecto de colonización alemana de las antiguas provincias de Valdivia y Osorno que tomó forma en la Ley de Colonización promulgada en 1845 por el Estado de Chile. La República de Chile independiente en estas regiones australes entre 1820 y 1826 se centraba en ocupar efectivamente el territorio, darle continuidad a esa ocupación, y “adelantar” económica y productivamente estos territorios.

Una vez considerada la ciudad de Valdivia y sus cercanías como área inicial de colonización el segundo lugar pensado para este mismo efecto fue la zona de Llanquihue. La idea fue tempranamente planteada por Bernhard Eunom Philippi a las autoridades chilenas en 1844 en el contexto de otro proyecto de colonización de la zona de Maullín. El proyecto fue posteriormente impulsado por el agente de la colonización Vicente Pérez Rosales siguiendo las instrucciones del ministro de Estado Antonio Varas.

En 1852 arriban los nuevos pobladores provenientes de Valdivia en la nueva colonia de Llanquihue en la localidad que se denominó Astillero de Melipulli y desde 1861 Villa de Puerto Montt. Desde ese lugar las familias se trasladaron hacia los contornos del lago instalándose en los alrededores conforme a criterios de afinidad y origen. Hacia 1864 en el territorio de Llanquihue vivían 262 familias compuestas por unos 1.500 inmigrantes, territorio que se constituye legalmente en 1853 como “territorio de colonización”. En 1858 se firmará un decreto que daba vida al Reglamento de la Colonia del Llanquihue que especificaba los deberes y derechos de los nuevos habitantes incorporados en la zona. 

La vida cotidiana en la colonia ha quedado plasmada en diversos documentos que se recrean en la propuesta museográfica desarrollada en el Museo Colonial Alemán de Frutillar.

Historia del Museo

El Museo Colonial Alemán de Frutillar surge del interés de los habitantes locales por conocer y preservar la historia del Lago Llanquihue y la colonización alemana. El año 1979 la I. Municipalidad de Frutillar dona el terreno a la Universidad Austral de Chile, dando inicio a la habilitación y construcción del museo.

Para dar inicio a la construcción de cada dependencia, equipos de 12 personas despejaron el terreno y luego entre los años 1982 y 1984, seis maestros construyeron el Molino de Agua y la Herrería. Con ambas instalaciones se inaugura el Museo el 28 de enero de 1984. Tan sólo cuatro meses después, se edificó el Campanario, y entre los años 1988 y 1989 se finalizó la construcción de la Casona de Campo.

El museo, a través de sus jardines, colecciones y construcciones, da cuenta de las diversas actividades que realizaron los colonos alemanes con el propósito de construir sus nuevos hogares, preparar el terreno para sembrar y finalmente instalarse en lo que reconocieron como su nueva patria.

 El Estado chileno y la colonización alemana en Llanquihue por Ricardo Molina Verdejo (PDF)